Go toINGRESAR Go toSALIR

Conoce a los verdaderos enemigos de tu piel

Si algo hemos aprendido es que la piel hay que protegerla y no solo porque sea el órgano más grande del cuerpo, sino porque es el que más cerca está de los agentes externos. En definitiva, es la que siempre está más expuesta, haciendo frente a todo lo que se nos pone por delante, siendo agresivo con ella. Y eso son demasiadas cosas. Pero incluso las que nunca pensamos que iban a afectar a nuestra dermis, provocando alteraciones en ella, como rosácea o dermatitis atópica.

Cuando hablamos de ello, a la mente lo primero que viene siempre es el frío, el calor, la contaminación o los rayos UVA, pero más allá de tomar el sol sin protección hay otros factores en esta sociedad súper digitalizada que dañan mucho más nuestra piel y ni habíamos pensado en ellos.

LA PANTALLA DEL TELÉFONO MÓVIL

Este es uno de los factores que más daña nuestra piel, y es que lo hace de muchas formas. La primera de ellas por toda la suciedad que se almacena a diario en la pantalla. Esta puede llegar a tener 18 veces más bacterias que el WC o que la barra del metro. Continuamente tenemos el teléfono en la mano, no nos lavamos las manos después de usarlo, con lo que las bacterias campan a sus anchas saltando de una zona de nuestra piel a otra, ni la cara después de acercárnoslo a la oreja.

VIAJAR EN AVIÓN

Las cabinas de los aviones se convierten en un ambiente de riesgo para la piel por la sequedad por la que se caracteriza. La disminución de la humedad que se produce en la cabina de los aviones puede llegar a situarse por debajo del 10%, generando una deshidratación. Otro de los factores que dañan la piel durante los vuelos son los aires acondicinados y los cambios de presión, que favorecen la aparición de rosácea y acné.

LA ALMOHADA

Los textiles con los que está fabricada la ropa de cama es uno de los materiales que acumulan más bacterias. Estas telas también absorben la grasa, las células muertas y los microorganismos de la piel y el pelo, y pueden llegar a provocar una irritación en la piel o la aparición de acné ya que los usamos todos los días. Por eso, es importante extremar las medidas de higiene y cambiar la ropa de cama una o dos veces a la semana. Además, para proteger el pelo y la piel, es preferible apostar por una almohada de seda.

LA VERDAD DE LA CONTAMINACIÓN URBANA

Vivir en la ciudad tiene muchas ventajas, pero también muchos inconvenientes, especialmente para la piel, pues el humo de los coches y edificios y el polvo acumulado provocan envejecimiento cutáneo pues se reducen los niveles de la vitamina E y C y los antioxidantes. Además esto provoca la disminución de oxígeno en la piel, alterándose la barrera cutánea, la piel se deshidrata y pueden aparecer manchas.

LOS CAMBIOS DE TEMPERATURA

El frío provoca que la piel se seque, esté tirante, se descame y aparezcan rojeces. Además en invierno se pasa del frío al calor sin ningún tipo de medida, lo que rompe el equilibrio hídrico de la barrera cutánea y la falta de oxígeno y de nutrientes hace que aumente la sensibilidad.

 

Fuente: Bazaar
Te has inscrito satisfactoriamente. Ingresa este código de descuento y obtén un 10% en tu primera compra. BIENVENIDO10