Go toINGRESAR Go toSALIR

Convierte el peeling en tu mejor aliado.

En la gran mayoría de ocasiones, centramos nuestra rutina facial en limpieza básica e hidratación. A pesar de que ambas son esenciales en nuestro día a día, hay una gran olvidada: la exfoliación. Esta resulta ser una parte indispensable para la buena salud de nuestra piel pero, en ocasiones, por falta de tiempo o desconocimiento del procedimiento y tratamientos disponibles, la obviamos.

El peeling (también conocido así) es el tratamiento que permite la regeneración de la dermis mediante el desprendimiento de células muertas que se encuentran en todo nuestro cuerpo pero, en especial, en nuestro rostro. Es decir, gracias a este proceso de exfoliación, eliminamos las células muertas de las capas superficiales de nuestra piel. ¿El objetivo? Renovar la dermis del rostro para eliminar impurezas, reducir manchas, unificar el tono y, en resumen, volver a presumir de una piel radiante y luminosa.

EXISTEN VARIOS TIPOS DE EXFOLIANTES

  • Los mecánicos, que actúan más como limpiadores
  • Los químicos, que suelen ser más agresivos por su gran eficacia
  • Los enzimáticos, que han cobrado una gran importancia en los últimos años ya que tienen una textura muy suave, como si se tratara de una mascarilla o una crema, y están compuestos por encinas naturales con el objetivo de humedecer, limpiar e hidratar al máximo la piel.

Esta última opción está ganando adeptos ya que es una fantástica manera de mejorar la textura de la dermis y conseguir un tono más homogéneo, de eliminar imperfecciones sin químicos agresivos y de incrementar la oxigenación de la piel.

Te has inscrito satisfactoriamente. Ingresa este código de descuento y obtén un 10% en tu primera compra. BIENVENIDO10